DANI+NICO

Cocina a fuego lento
Chaclacayo, Perú

Con la Dani y el Nico estuvimos preparando este día por mucho tiempo. Entre tantos mensajes y llamadas, planificamos y des-planificamos esta intensa jornada decenas de veces y así nos hicimos los mejores amigos del Whatsapp. La verdad es que no cuesta nada quererlos.
Viajar miles de kilómetros, cruzar fronteras y llevar mi trabajo a otros ojos, suele ejercer mucha presión sobre mi. Pero una vez instalado y con las cámaras listas, las ideas fluyeron y los pies se fueron moviendo solos. Aquí en Perú todos conocen a la perfección la receta para hacer de una tarde de sábado una celebración memorable, un plato único y excepcional.
Por supuesto que la receta de tan apetecido secreto, no la pueden entregar. Aquí el fiestón es una “fiestaza”, a otro nivel, y para llegar hasta el punto más alto de la noche hay que ir escalando un paso a la vez, sin precipitarse.
Con calma hay que tomarse el tiempo de unir los ingredientes de la receta y dejar que todo se mezcle a la perfección. Dar espacio a que las risas, los abrazos e incluso el llanto de emoción salgan del cuerpo. No hay razones válidas para reservarse nada. Entre los amigos y la familia, en el valle de Chaclacayo la confianza es plena.
Prepararse bien y dejarse llevar. Estar listo para las sorpresas, nunca poner frenos, porque todo es mejor de cómo alguna vez lo pensaste o te lo contaron.
Ser el fotógrafo de algo tan grande como lo que la Dani y Nico nos prepararon fue un tremendo desafío. Mi rol aquí es sólo un complemento para contar esta historia. Los secretos que yo descubrí y que ahora todos pueden disfrutar, no son definitivos. La Dani y el Nico se guardan para ellos la mejor parte, esa que no cabe en ningún soporte físico o digital. Pero que todos quienes los conoces disfrutan día a día.
Ahora espero gocen de saborear de este plato de imágenes, tal como yo disfruté de prepararlo para ustedes.

ouch! Mejor comenzar desde el inicio. Paciencia, que hay tiempo.

Comments